Cirugía de la anquiloglosia y lactancia: Urgente, inmediata o programada

Escrito por

 

Captura de pantalla 2014-11-13 a la(s) 11.40.23

Una de las formas que los cirujanos pediátricos clasifican las intervenciones quirúrgicas en la infancia en función de la rapidez en la que se ha de hacer la intervención:

La “Cirugía urgente” requiere una actuación quirúrgica sin demora como en el caso de malformaciones graves del recién nacido, obstrucciones, apendicitis, invaginación intestinal y otras. La “Cirugía inmediata” es diferida, bien para mejorar las condiciones basales del paciente, o bien porque precisa un estudio diagnóstico preoperatorio más profundo. Por último está la “Cirugía programada”.

En el caso de la anquiloglosia la rapidez de la intervención va a venir determinada por la situación física del bebé.

Por lo general no suele ser urgente realizar la frenectomía debido a que aunque haya una dificultad importante en la alimentación al pecho, los sanitarios administramos alimentación con leche materna en diferido o con leche artificial de tal forma que no es una urgencia vital. El bebé no debe pasar hambre.

La cirugía de la anquiloglosia ha de ser diferida hasta que las condiciones del bebé sean las idóneas. Así si un recién nacido ha perdido peso hasta el 10% por su anquiloglosia, aunque al realizar la frenectomía mejore la extracción de leche lo lógico sería recuperar este peso antes de hacer la intervención para no añadir estrés a la situación.

La programación de la frenectomía es cuando el paciente tiene el tiempo necesario para evaluar cuidadosamente los riesgos y beneficios del procedimiento e identificar qué es lo más adecuado.

Por lo general en las consultas de lactancia materna se plantea la intervención de forma programada cuando el/la asesor/a de lactancia (pediatra, enfermera, matrona, asesora, ILCBC, madre experta o doula) ha identificado y diagnosticado el tipo y grado de anquiloglosia y los padres han podido contrastar los riesgos y los beneficios de la intervención buscando cual es el procedimiento más adecuado.

¿Cuando hacerla pues?

Algunos piensan que la cirugía de la anquiloglosia debería de hacerse ya en la sala de partos cuando se explora al recién nacido si existe esta situación. La AEP dice que se realice una vez se haga al diagnóstico. La Sociedad de Cirugía Pediatrica lo plantea en el calendario de menores de un mes.

Posteriormente si el bebé mama y va engordando adecuadamente quizás será la situación de la madre la que determine la urgencia de hacerla. Expertos americanos opinan que en cuanto aparece la primera mastitis no hay que demorar.

Viendo los beneficios que aporta en las madres lactantes de disminución del dolor, de la mejora en la succión y engorde y con las pocas complicaciones que comporta creo que la intervención de la anquiloglosia debería hacerse programada (para poder organizar bien los controles, las actividades y los ejercicios) y, sin urgencia, lo más pronto posible, una vez hecho el diagnóstico adecuado.

Article Categories:
Artículos · Lactancia y frenillo

Comentarios

  • Buenas tardes. Muchas gracias por esta iniciativa de información tan valiosa. me gusta mucho esta página y la encuentro muy útil como profesional de la lactancia.
    sin embargo me he encontrado con un párrafo en su entrada sobre la cirugía de la anquiloglosia con el que difiero. Es el que refiere “se plantea la intervención de forma programada cuando el/la asesor/a de lactancia (pediatra, enfermera, matrona, asesora, ILCBC, madre experta o doula) ha identificado y diagnosticado el tipo y grado de anquiloglosia”. Creo que el diagnóstico sólo lo puede hacer un profesional con criterio y formación en lactancia. Por eso no estoy de acuerdo en que sea apropiado incluir a la doula ni a la madre experimentada en el concepto de asesor de lactancia y mucho menos bajo el concepto de diagnóstico. la figura de la doula no es ninguna profesión reconocida en España y por lo tanto no tienen ninguna función propia en el campo de la atención en el proceso de la maternidad en ninguna de sus etapas. Pediatras, matronas, profesionales sanitarios con el certificado IBLCL y enfermeros con formación en lactancia serían los profesionales apropiados para esto.
    Y por cierto, gracias de nuevo por compartir su experiencia y conocimientos

    Paqui postigo mota 23 Noviembre, 2014 7:37 pm Responder
    • Apreciada Paqui e Irene
      Gracias por vuestros comentarios que nos ayudarán a mejorar a todos.
      Estoy de acuerdo en que la intervención de la anquiloglosia la ha de hacer un profesional adecuado (con formación y práctica suficiente). Seguro que ningún profesional realiza una frenectomía sin haber confirmado el diagnóstico.
      El logro de la lactancia materna es multi-factorial. En la base de todos los factores esta la formación adecuada al respecto. Entre esos factores que se mencionan en los documentos de la OMS, las opiniones de las madres y los grupos de apoyo a la lactancia son factores equiparables a los otros. La IHAN tiene en sus elementos de trabajo los grupos de madres para el logro de una lactancia exitosa. Grupos en IHAN
      Hay que recordar que mucha experiencia de los conocimientos en lactancia nos la han trasmitido esos grupos de ayuda mutua. Cuando medicalizamos esa ayuda es cuando hay diagnósticos de alteraciones de la lactancia.
      He de decir que la mayoría de madres que trabajan en los grupos de mi entorno tienen por lo general una formación en lactancia materna muy adecuada e identifican con gran certeza la presencia de anquiloglosia. Posiblemente ha sido la presión de las madres la que nos ha hecho recapacitar sobre la anquiloglosia y su diagnóstico.
      Estoy de acuerdo con su frase: “Creo que el diagnóstico sólo lo puede hacer un profesional con criterio y formación en lactancia” que implica que los sanitarios estuviéramos mejor formados en lactancia y sus dificultades.
      La web elfrenillolingual.com pretende compartir la información sobre anquiloglosia que permita tener herramientas necesarias para “identificar” una anquiloglosia cosa que puede realizar cualquier persona y que tras el diagnostico de sospecha el sanitario realice una diagnóstico de confirmación y si es necesaria la intervención.

      Luis Ruiz 30 Noviembre, 2014 6:08 pm Responder
  • estamos apañadas las madres si tenemos que esperar de los profesionales sanitarios recomendaciones y diagnósticos fiables entorno a la lactancia, y más aun detectar un frenillo. en general falta mucha formación de los profesionales sanitarios.
    aprovecho para felicitar al doctor Luis Ruiz su tarea profesional y de divulgación a través de éste blog. a nosotros nos ayudó mucho después de un absceso y seguimos con la lactancia

    irene 29 Noviembre, 2014 11:22 pm Responder
  • Apreciado Luis,
    soy una mamá primeriza con diagnóstico de Raynaud en un pezón, secundario a un mal agarre. Mi bebé y yo hemos sido valorados por una pediatra que nos diagnosticó un frenillo submucoso, tipo 3-4. El bebé tiene casi 4 meses y el Raynaud persiste a pesar de las medidas físicas. Tengo una gran duda en hacer la intervención, por un lado, que el bebé cada vez mame durante menos tiempo y las complicaciones de la técnica quirúrgica en un bebé “mayor”, hacen que decida esperar para ver si se resuelve con el tiempo y el crecimiento del bebé. Pero los días pasan y el dolor del pezón de hace muy intenso. El hecho de que sea un bebé más mayor implicaría que la realización de la cirugía no produciría una mejora en el Raynaud, puesto que un bebé de 4 meses es difícil que cambie la succión. Quizá habría que pensar en un beneficio a más largo plazo.
    Me resulta muy difícil el valorar el riesgo-beneficio en este caso, y por lo tanto tomar una decisión.
    ¿Hasta cuándo sería beneficioso la intervención quirúrgica? ¿Existe alguna edad done es desaconsejada? ¿Cómo la edad afecta a las posibles complicaciones de la cirugía? ¿Cuándo podría ver alguna mejora en mi síntoma?
    Muchas gracias
    Marta Gasión

    Marta Gasión 17 Diciembre, 2014 10:19 pm Responder
    • Hola Marta.
      El síndrome de Raynaud indica dos cosas: Que la circulación sanguínea esta dificultada y que estás recibiendo algún tipo de traumatismo en el pezón que genera que se desencadene el Síndrome sobre todo cuando hace frío.
      EL calor es suficiente en algunas madres, y sino el tratamiento vasodilatador una vez corregido el mal agarre al pecho. La posición externa de agarre me imagino que también la habrán revisado por lo que supongo que si se mejora la posición de la lengua pudiera ser que mejorara toda la sintomatología. No me comenta si hay otros aspectos como tomas muy largas, salida de leche del otro pecho cuando mama, estancamiento del peso u otros síntomas que también se han atribuido a la posición inadecuada al mamar y que podrían mejorar con la frenectomía.
      La anquiloglosia es una de las causas de esta mal posición por lo que si se elimina pueden mejorar: la extracción de leche, el dolor y la lactancia.
      No puedo decirle cuando es necesaria la intervención. Si no hay una sintomatología y unas dificultades en la lactancia yo no sugeriría que se interviniera urgente pero en el momento que como usted comenta está padeciendo posiblemente por esta causa, yo no esperaría.
      Seguro que cambiar la succión es más difícil en un bebé de 4 meses que en uno más pequeño pero no es imposible. Hemos tenido muchos bebés que lo han conseguido. Los beneficios a más largo plazo son posibles y hay que tenerlos en cuenta, pero hay quien piensa que hasta que no den problemas no hay que intervenir.
      ¿Cuáles son esas complicaciones de la cirugía que comenta?
      En más de 1500 frenectomías en la consulta de atención primaria de las que un número importante han sido tipo 4, hemos tenido que derivar al pequeño a causa de la cirugía en tres ocasiones. Una resultó una enfermedad congénita en el recién nacido (galactosemia), las otras dos por una hemorragia leve que no paraba. En uno de los casos al llegar al hospital de referencia había dejado de sangrar. En el otro se realizó un punto de sutura al llegar y el alta fue inmediata.
      La decisión de intervenir ha de tener todos estos aspectos en cuenta y entendiendo el temor que la intervención produce en los padres habría que utilizar de forma objetiva la valoración que propuso Hazelbaker y si los resultados indican claramente la intervención, realizarla.
      Un cordial saludo

      Luis Ruiz 26 Diciembre, 2014 8:48 pm Responder
  • Apreciado Dctor Ruiz, soy Encarna madre de Nayra de 1 mes y medio y médica de familia en Granada.
    Nayra hace las tomas muy largas , prácticamente las 24 horas del día está en el pecho. Succiona con dificultad,se cansa y se duerme( 5 min) despierta llorando e irritada y esa es nuestra rutina. La lactancia materna esta siendo dificil para ambas ya que yo tengo obstrucciones todos los dias en ambas mamas. No me vacia bien los pechos y toma mucha leche del principio por lo que tiene gases, regurgitacion dolorosa, hipo, las heces son explosivas y verdes . Tambien presento el sindrome de Raynaud.
    He observado que no eleva la lengua al llorar y que no tiene frenillo, por lo que he consultafo con su pediatra que me ha dicho que como va cogiendo peso que no importa que no tenga frenillo.
    Yo estoy convencida de que si le diera leche en un biberon se quedaria saciada dormiria no lloraria tanto y no tendria colico, pero no quiero abandonar la lactancia materna . Es muy importante para mi.

    Me gustaría acudir a su consulta pero vivo en Granada y querría saber si me puede recomendar algun pediatra de aqui que trate este tema del frenillo.

    Tambien si no se interviniera si Nayra tendria problemas del habla o dentales.

    Muchas gracias por su trabajo y por su blog informativo. Es de gran apoyo.

    Encarna 3 Noviembre, 2015 6:27 pm Responder
    • Hola Encarna,
      La clínica que me comenta esta frecuentemente asociada a la malposción al pecho.
      La anquiloglosia es una de las causas de malposiocion o mal agarre. En esta presentación puede ver muchas otras causas que pueden generarla.
      Si solo tenemos una dificultad se puede tolerar. Pero cuando aparecen más de una la lactancia se va complicando y se hace difícil.
      En Málaga y Cádiz hay dos compañeros referentes en el tema de la Anquiloglosia y lactancia: Chiqui de Cos y Juan Manuel Fernandez Lorenzo. Ambos identifican los frenillos posteriores y pueden ayudarla.
      No se puede asegurar que la presencia de frenillo en el recién nacido genere trastornos posteriores en el habla. Puede ver este estudio y esta claro que cuando de mayores se interviene la anquiloglosia el habla mejora.
      Tenemos que investigar más al respecto.

      Luis Ruiz 10 Noviembre, 2015 6:54 am Responder

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »