La anquiloglosia influyó en que las abuelas no amamantaran

Escrito por

La anquiloglosia no tratada pudo ser causa de que muchas mujeres no tuvieran suficiente leche. Muchas de las abuelas actuales no dieron de mamar a sus hijos y entre otros factores que se podrían contemplar, la falta de tratamiento de anquiloglosia pudo en algunos casos ser responsable.

He atendido en la consulta a muchos bebés con padres y madres que presentaban trastornos en la dicción, mal posición dental, uso de aparatos correctores para la estructura bucal, caries múltiples, habiendo sufrido de los oídos con otitis de repetición y adeinodectomía o drenajes transtimpánicos en alguna ocasión, y muchos de ellos han tenido que asistir a terapia del habla impartida por logopedas.

Cuando les pregunto en la historia de lactancia como fueron alimentados ellos, una gran mayoría responde que su madre no tuvo suficiente leche, que posiblemente la leche que tenía era aguada y que su madre, teniéndolos siempre enganchados al pecho, comentaba que no había podido resistir el darle el biberón que socialmente estaba de moda.

Cuando las abuelas están presentes en la consulta, en muchas ocasiones se ven reflejadas en la historia de su hija o nuera. Las apoyan con la idea de evitar que no les pase lo que a ellas. Suelen comentar tristes no haber tenido a sus hijos  ahora puesto que, a diferencia de antes,  les apoyan con más eficacia desde los centros de salud. Comentan lo que les hubieran evitado en costes de tiempo, de leches, de dentistas y de logopedas.

Desconocemos la incidencia real de la anquiloglosia en la población, pero en algunos estudios se ha llegado a barajar cifras de hasta el 50% en algunas Áreas de Asturias (España) y entre los niños de 6-12 años en una región de Guatemala en del 44%

Es posible que entre los factores múltiples del logro de la lactancia la anquiloglosia tuviera entonces un valor muy importante ademas de otros que como sabemos influyen en el logro de la lactancia exitosa.

La presencia de anquiloglosia dificulta la extracción de la leche y esta dificultad propició un error en el diagnostico de hipogalactia fue en muchas ocasiones el motivo para dejar a aquellas abuelas sin la posibilidad de amamantar.

 

 

Article Categories:
Artículos · Lactancia y frenillo

Comentarios

  • Excelente apreciación!!!! (da para hacer otro ensayo clinico!!) 😉
    Yo he tenido la oporunida de hacer en la preparación al nacimientos “grupos de abuelos” (que se los recomiendo a tod@s, ya que muchísimas veces son las abuelas las que acompañana en la lactancia ), y de las experiencias que comentaban las abuelas con las lactancias de lo más pintorescas y variopintas, a parte de ser ser muy útil como preventivo para la lactancia de su hija/nieto, era muy REPARADOR para ellas cuando llegabamos a la conclusión de que su lactancia no habia funcionado, no por no tener la capacidad de amamantar, sino POR NUESTRA IGNORANCIA Y MALAS PRÁCTICAS!!
    Un abrazo y sigue con el blog que está genial!!!
    Saludos desde el Baix Empordà. 😉

    Gaby Pérez 27 enero, 2015 3:53 pm Responder
    • Gracias Gaby por tu comentarios y tu trabajo reparador con los grupos de abuel@s.
      Es evidente que no ayudamos a las actuales abuelas a amamantar. Fue una situación producida por la suma de muchos aspectos. Posiblemente nuestra ignorancia o nuestro cientifismo sin bases adecuadas o pensar que lo que fabricábamos los humanos era mejor que lo natural o un largo etc…… estarían en la lista.
      La anquiloglosia fue otro más y aquellas mujeres con dolor en los pezones con unos bebés que no se agarraban al pecho después de dos o tres días sin tenerlos con ellas y que no aumentaban de peso entre otros síntomas nos llevo al diagnóstico erróneo de que las mujeres no tenían leche.

      Luis Ruiz 2 febrero, 2015 4:53 am Responder

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »